Bibliotecarios vs Google ¿Una pelea desigual?

“Google puede devolverte 100.000 respuestas. Un bibliotecario puede devolverte la correcta”, Neil Gaiman


Google y este tsunami de información avanzan a pasos agigantados. Amenazando con modificar todo lo que se pone a su paso. ¿Qué podemos hacer como bibliotecarios? ¿Nos subimos al tren de las nuevas tecnologías o nos dejamos atropellar por él? ¿Trabajamos para caminar juntos o le vamos poniendo parches a los acontecimientos que se nos presentan a diario?

Desde sus inicios, las bibliotecas fueron útiles y necesarias para toda la sociedad. Fuente de consulta de investigadores, estudiantes y público en general. Pero en la actualidad, se enfrentan a uno de los desafíos más grandes de su historia: el vertiginoso avance de las nuevas tecnologías.

Las bibliotecas siempre fueron una puerta de acceso a la información, sin embargo, todo eso está cambiando. El usuario actual está cada vez más conectado gracias al uso de sus dispositivos móviles: Tablets, notebooks, Smartphone o e-books. Ya no es el mismo de hace 10, 50 o 100 años atrás. Nos enfrentamos a una sociedad cada día más comprometida con la información y ávida de nuevos conocimientos.

Ese usuario pasivo que llegaba a una biblioteca y esperaba que el bibliotecario le resolviera todos sus problemas ya es una especie en extinción. En la actualidad, estamos en presencia de un usuario más activo, más independiente, que gracias a Internet y a los buscadores que tiene a su alcance, se sirve de lo que tiene a mano.

Es, en este punto, donde el bibliotecario debe hacer la diferencia, ser el encargado de decodificar esos datos, hacer que el usuario no se sienta abrumado por la cantidad de información y darle lo que realmente le es útil: “Calidad contra cantidad”, ese es su reto, esa es su misión.

La biblioteca debe cambiar rápidamente para no quedar al margen de los avances tecnológicos de hoy en día, con usuarios que van a solicitar cada vez más servicios en línea y van a hacer más uso de lecturas digitales que impresas. La revolución de las bibliotecas está en marcha. A la biblioteca que conocemos le queda poco tiempo, un cambio se avecina. Es el momento de hacerlo o firmará su extinción. Se viene una época de una biblioteca que escuche, hable y recomiende servicios a los usuarios. Una biblioteca que interprete los estados de los usuarios y, quizás, una biblioteca donde el formato en papel ya no sea el predominante entre sus colecciones.

No hablemos más de “bibliotecas del futuro”… El futuro está entre nosotros.


Véase además:

Las bibliotecas y las redes sociales


Comentarios

  1. Por muchisimo tiempo el formato papel convivirá con el digital. Sobre todo en el caso de las monografias. Por mucho tiempo será necesario consultar libros físicos en las bibliotecas (pedir en préstamo etc.)
    Las bibliotecas deberán adaptarse a este mundo digital incorporando en sus portales guías de fuentes de información que se complementará con servicios de información y referencia de calidad (búsqueda de información, Diseminación Selectiva de la Información, servicio de alertas, etc.) servicio de referencia digital y virtual, También creando catálogos mas fáciles de utilizar, repositorios digitales, bibliotecas digitales, implementando el préstamo de libros electrónicos, etc. Al mismo tiempo adquiriendo nuevos roles tareas etc como por ejemplo la biblioteca como editora, el bibliotecario como comunity manager, curador de contenidos, herramientas web 2.0, etc.
    Y algo importantísimo que es la Alfabetización Informaicional. Hacerles entender a los usuarios que con Google no es suficiente que deben adquirir competencias, habilidades, etc para buscar, recuperar, localizar, acceder, evaluar, usar y comunicar la información. Que los nativos digitales no existen Que en la mayoría de los casos solo saben hacer tareas superficiales y que tienen muchas deficiencias tal como lo demuestran estudios sobre esta cuestión. Por lo tanto es necesario una multialfabetización (Digital, Mediática e Informacional) Trabajar en equipo: bibliotecarios, docentes e informáticos.
    Es totalmente erróneo considerar al internet como una gran biblioteca y a Google como el bibliotecario... cada vez que escucho o leo una afirmación de este tipo me resulta muy moleta. No es por hacerle la contra o pensar que los bibliotecarios y las bibliotecas son mejores , no.... es por simple sentid común. La información en Internet esta totalmente desorganizada, dispersa, en algunos casos es de dificl acceso, mucha información de poca calidad, noticias falsas etc. y Google es un buscador generalista que recupera información tanto de buena como de mala calidad y con Google Scholar tampoco es suficiente.

    Para complementar las ideas anteriormente expresadas....

    -- Notas sobre temas actuales de Bibliotecología y Documentación
    https://docs.google.com/document/d/1IvON9GLjvK6sFlrWZhjO6OE1ceKda1FpnhEIOjiP5CM/edit

    -- Libraries in the digital age -- Common Craft (2015)
    https://www.youtube.com/watch?v=L9MDKPC9yeM

    -- Notas sobre fuentes de información en Internet
    https://docs.google.com/document/d/1tUI821VLN7hbLMvUCarHxVpN0IwiRmZUXEgIFGaYSug/edit

    ResponderEliminar

Publicar un comentario