Bibliotecas libres y solidarias: todos a leer

Bajo la premisa de tomar un libro y dejar otro, las bibliotecas callejeras invitan a quienes tengan ganas de leer alguno de los títulos que están entre los estantes. La idea, nacida en Europa, prendió en muchas ciudades de nuestro país. En esta oportunidad, compartimos varias de las iniciativas locales que buscan promover la lectura en niños, jóvenes y adultos.



Son coloridas, pequeñas y muy llamativas. ¿Una biblioteca en plena vía pública? No resulta tan común, pero ya hay muchas en funcionamiento. Se trata de una movida que busca promover la lectura y generar una comunidad de lectores, al mismo tiempo que cultivar la cultura literaria.

La propuesta comenzó en Alemania en el 2010 y es una práctica de carácter social motivada por particulares que está emparentada con el bookcrossing. En todo el mundo se han colocado libros en diferentes calles, plazas, playas e incluso en cabinas telefónicas o heladeras. El acceso a estos libros es completamente gratuito, la consigna es clara y sencilla: tomar un libro y dejar otro a cambio para compartir lecturas y generar el intercambio de títulos.

Biblioteca al paso (Colegiales)

Desde el Circuito Cultural Marcos, comenzaron la iniciativa en el barrio porteño. Hasta ahora, hay dos en funcionamiento: una en las calles Virrey Loreto y Delgado; la otra en Céspedes y Freire.


Biblioteca al paso (San Miguel)

Ofelia y su esposo, ambos vecinos del barrio, mandaron a construir una vistosa casilla telefónica en donde se depositaron todos los libros de los que ahora puede disfrutar toda la comunidad de San Miguel. Se encuentra ubicada sobre Av. Francia, entre Senador Morón y Bourel.


La Maga (Agronomía)

El Colectivo Barrio Rawson, conformado por un grupo de vecinos, inauguró a mitad del 2017 la pequeña biblioteca que reposa junto a un árbol y, como describen ellos mismos, «es perfectamente admirable desde la ventana por la que se asomaba Julio Cortázar».


Biblioteca al paso (Parque Chas)

El barrio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires conocido por sus calles circulares y sus nombres de ciudades europeas, tiene desde el 2016 su biblioteca al paso. Fue creada por la docente Inés Kreplak para compartir lecturas con todos sus vecinos —ver nota completa en educ.ar—.


Biblioteca libre de Praga (Parque Chas)

Ubicada en la calle Praga, entre Moscú y Belgrado, es la segunda de este tipo en el barrio. En una heladera, los vecinos colocaron libros con el objetivo de fomentar la lectura.


Biblioteca barrial «Cositos en la vereda» (Córdoba)

Rubén López y un grupo de amigos abrieron en el barrio Jardín de la ciudad de Córdoba este espacio de encuentro con la literatura.


La Rojita biblioteca al paso (Villa Mercedes)

Está ubicada en Suipacha e Irigoyen y busca fomentar la lectura de manera gratuita entre los vecinos.



Fuente: Educ.ar

VÉASE ADEMÁS:

Pequeña Biblioteca Libre ¿De qué se trata?

Jujuy: Transforman heladeras en bibliotecas

Pinamar impulsa las minibibliotecas para toda la comunidad

Sacan sus bibliotecas a la vereda para que los vecinos lean

Chaco tiene su primera Bibliocabina

"Biblioteca al paso", una innovadora propuesta que busca fomentar la lectura

Bibliocabina de Maschwitz

Bibliotequita de la Vereda

Ciudad Activa


Comentarios